Atención médica multilingüe

View in English

Transitar por el elaborado sistema de atención médica puede ser bastante complicado, pero si usted es un paciente con dominio limitado del inglés (limited English proficient, LEP), los desafíos son aún más difíciles. Según un artículo publicado por la organización sin fines de lucro de acreditación de la atención médica The Joint Commission, aproximadamente, el 20 por ciento de la población de los Estados Unidos, es decir, cerca de 57 millones de personas, hablan un idioma distinto del inglés en sus hogares, y alrededor de 25 millones, o el 8,6 por ciento de la población de los Estados Unidos, se definen como personas con dominio limitado del inglés o LEP.

Si usted es un paciente LEP, su inhabilidad para entender y comunicarse en inglés puede causar que su servicio medico sea de mala calidad, una disminución del acceso a los servicios de atención médica, un aumento de los errores médicos, un mal cumplimiento de las indicaciones médicas y resultados de salud deficientes. Muchos estudios han demostrado que cuando faltan servicios de interpretación de idiomas, los pacientes LEP se colocan en una situación de riesgo adicional al recibir atención que no se condice con sus necesidades, lo que puede derivar en resultados negativos. Asimismo, los pacientes tienen menos probabilidades de seguir las recomendaciones de los proveedores de atención médica por temor a no poder transitar por el sistema médico o costear los servicios.

De los 322 idiomas que se hablan en los EE. UU., el español es el segundo más común. Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., los hispanos/latinos constituyen el 16,9 por ciento de la población estadounidense, con un 33 por ciento que afirma que no habla inglés con fluidez. El Centro de Investigación Pew espera que dicha cifra aumente al 29 por ciento para el año 2050. Por sí solo, esto debería ser suficiente para asegurar que se abordarán las disparidades de salud para los pacientes LEP.

 

¿Debería contar con los servicios de un intérprete?

La respuesta es sí. Siempre debería contar con una persona dedicada y que esté calificada para desempeñar la función de intérprete médico. Asimismo, se requiere que los profesionales de la salud aseguren que sus necesidades de comunicación se vean cubiertas.

Sin embargo, el hecho de que alguien domine ambos idiomas no es todo lo que se necesita para asegurar la calidad de las comunicaciones en el área de la atención médica. Un miembro de la familia que se desempeña como intérprete es una elección natural de la mayoría de los pacientes. Sin embargo, los familiares, a menudo, no comprenden los términos médicos, quizá no puedan interpretar de manera objetiva alguna información y pueden verse afectados por la relación que existe. De hecho, incluso los médicos y los enfermeros bilingües que no han sido formados como intérpretes médicos quizá no puedan brindar el nivel adecuado de interpretación.

Para asegurarse de que se cubran sus necesidades de comunicación, usted debería contar con un intérprete médico calificado para que lo asista. El Consejo Nacional de Interpretación en el Cuidado de la Salud (National Council on Interpreting in Health Care, NCIHC) ayuda a aclarar la necesidad de disponer de intérpretes calificados y establece normas para su práctica. El Consejo define el término intérprete calificado como “una persona que ha sido evaluada por sus habilidades profesionales, que demuestra un alto nivel de dominio de, al menos, dos idiomas y que posee la formación y experiencia adecuadas para interpretar con habilidad y precisión, a la vez que cumple con el Código Nacional de Ética y Normas de la Práctica publicado por el Consejo Nacional de Interpretación en el Cuidado de la Salud”.

 

Atención multicultural

Los proveedores de atención médica deben asegurarse de brindar atención competente en términos culturales más allá de cruzar la barrera del idioma; por este motivo, se crearon las Normas para Servicios Culturales y Lingüísticos Apropiados en la Atención de la Salud (Standards for Culturally and Linguistically Appropriate Services in Health Care) (las Normas CLAS nacionales). Debido a que muchos factores culturales pueden influir al interactuar con su proveedor de atención médica, incluso más allá de hablar un idioma distinto, estas 15 normas ayudan a asegurar que los proveedores cumplen con una serie de recomendaciones relativas a su atención. De hecho, en siete estados, estas normas se han convertido en ley. La condición socioeconómica, la cultura y la tradición juegan un papel muy importante en la comunicación entre el personal clínico, los pacientes y las familias. Además, las prácticas religiosas y espirituales pueden brindar apoyo y orientación sobre los métodos adecuados de atención de los pacientes, tanto a nivel físico como emocional. Es más probable que se acepte la atención médica dispensada en un contexto cultural y que se traduzca en resultados positivos que en falta de comprensión y dificultades.

 

Cómo usted puede ser su mejor representante

Si tiene dificultades para comunicarse con su proveedor de atención médica, un buen punto de partida es utilizar una tarjeta iSpeak. Suministradas por Culture Connect, Inc., estas tarjetas bilingües doble faz se imprimen con información sobre los derechos de acceso al idioma y cuentan con una declaración en la que se solicita un intérprete para usted. A través del sitio de Culture Connect, también puede solicitar de inmediato un intérprete en más de 45 idiomas.

Asimismo, es importante que conozca sus derechos. Además de los requisitos legales para la accesibilidad lingüística en los servicios humanos y de salud, la Oficina de Derechos Civiles de los EE. UU. exige lo siguiente:

  • Ofrecer servicios de interpretación sin costo a los pacientes LEP.
  • Informar a los pacientes LEP sobre sus derechos a recibir servicios de interpretación.
  • Evitar solicitar a los familiares y amigos que proporcionen servicios de interpretación.
  • Impedir a los menores de edad que actúen como intérpretes.

Por último, hágase a sí mismo algunas preguntas clave:

  1. ¿Está seguro de que su proveedor de atención médica comprende sus necesidades?
  2. ¿Cree que su proveedor de atención médica garantiza que sus interacciones se interpretan de manera precisa?
  3. ¿Su proveedor de atención médica toma en cuenta los factores culturales al comunicarse con usted?
  4. ¿Cómo puede estar seguro de que usted comprende de forma clara toda la información que le brindan?
  5. Si usted otorga su consentimiento para un procedimiento, ¿entiende plenamente lo que está aceptando?
  6. ¿Cree que su proveedor de atención médica está tratando de brindar atención que es “competente en términos culturales”?

Al conocer sus derechos, abogar por sí mismo y asegurarse de que cuenta con un intérprete médico capacitado para asistirlo, usted aumentará su capacidad de comunicar sus necesidades de manera clara y se asegurará de recibir la atención médica de calidad que usted se merece.

 

Recursos adicionales